Turismo Provincia de Valladolid

Saltar al contenido

Provincia de Valladolid. Mucho que ver contigo

Planifica tu visita

Características de los contenidos a buscar
Fin ( - )
 - 
Inicio ( - )
 - 
Categorización

Camino de Tamariz de Campos-Moral de la ReinaImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto Cruzando de nuevo el Sequillo, ahora por el puente que sostiene la carretera, se sale de Tamariz hacia el cruce con la carretera de Medina de Rioseco. Al alcanzar esta sale al frente la carretera que lleva, en 4 km, hasta Moral de la Reina.

La carretera es tranquila pero si se desea se puede ir por la primera pista agrícola que sale de ella por la derecha (N41 58.717 W5 02.044) y tomar luego la primera pista hacia la izquierda. Se camina 600 metros más.

De nuevo, las ruinas de una iglesia es lo primero que se ve, en un alto dominador, cuando se marcha hacia Moral de la Reina. Es el esqueleto de la iglesia de San Juan, con torre mudéjar y un pórtico renacentista que se mantiene en pie porque la piedra aguanta mejor el paso de los siglos que el barro.

De ahí que tenga mucho mérito que un paseo por el interior del pueblo descubra un montón de casas que mantienen decentes, casi con orgullo, sus fachadas de tapial, sus muros de adobe, su sabor a tierra y hayan resistido, como por milagro, la invasión del ladrillo y los materiales modernos que todo lo uniforman.

Uno de los alicientes de llegar hasta Moral es dedicarle un punto de atención a la arquitectura sencilla, la de andar por casa, la que se hace con las manos, el agua y la tierra de los campos por los que ahora camina el peregrino.

Así, por una calle o por otra, se acaba saliendo al rincón donde se alza la iglesia de Santa María, con un notable retablo barroco y una pila bautismal gótica.

Los palomares

El entorno de Tamariz, como el de otros muchos pueblos de la estepa vallisoletana, se ve salpicado por la peculiaridad de unas construcciones genuinamente terracampinas: los palomares. Realizados, como buena parte de las casas de esta tierra, en adobe y tapial, la mayoría son redondos, cubiertos por un doble tejado y con la puerta orientada a mediodía.

En el interior, múltiples nichos, oracas, sirven para que anide la paloma zurita, pariente de la torcaz. Nacidos en época romana, el apogeo del palomar llega al abolirse en el siglo XIX el privilegio que sólo permitía criar caza a la nobleza.

Olvidado ya su uso para conseguir tanto alimento como fertilizante con el excremento del ave, la palomina, quedan cerca de 400, aunque si no hay una intervención decidida, la ruina hará desaparecer prácticamente a la mayoría.

Patronato de Turismo de la Diputación Provincial de Valladolid
Palacio de Pimentel C/ Angustias, 44
47003 Valladolid - España
Tel.: +34 983 42 72 59
turismo@dip-valladolid.es

Acceso privado
Tecnología Proxia®
© Patronato de Turismo - Diputación Provincial de Valladolid