Turismo Provincia de Valladolid

Saltar al contenido

Provincia de Valladolid. Mucho que ver contigo

Planifica tu visita

Características de los contenidos a buscar
Fin ( - )
 - 
Inicio ( - )
 - 
Categorización

Camino de Cuenca de Campos-Villalón de CamposImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto La salida de Cuenca de Campos se hace por la VA-905 en dirección a Villalón de Campos, próxima localidad en la ruta. Enseguida se ve la pista de tierra que le nace a la carretera por la derecha y que corre, ahora al principio, paralela a ella.

De nuevo volvemos a encontrarnos aquí con el trazado del "Tren Burra" y de nuevo nos sirve para enhebrar un tranquilo paseo de pueblo a pueblo. Como ya se dijo, sus vías trenzaron a finales del siglo XIX una pequeña malla de modernidad que, puestos a comparar, debió de suponer para estas poblaciones aisladas en mitad de los páramos lo mismo que una estación del AVE hoy en día allá donde cae: además de poder ver de cerca el progreso -el vapor era entonces tecnología punta-, un sin fin de oportunidades para prosperar y la ilusión de viajar a una velocidad sin parangón comparada con la que proporcionan los pies o el burro.

Aquella velocidad, que al principio debió de asustar hasta a las liebres, con el tiempo fue quedando superada por otras máquinas más eficaces y es entonces cuando a los viajeros les parecía que iba a "paso de burra", hasta el punto de que muchos aún recuerdan cómo la gente se subía y bajaba en marcha de los vagones mientras el convoy acometía las cuestas de Villanubla. Aquellas arterias ferroviarias enlazaban Valladolid y Medina de Rioseco.

Desde esta última localidad partían dos ramales: uno hacia Palanquinos, en la provincia de León, y el otro hacia Villalón -el que estás pisando ahora- donde, de nuevo, volvía a dividirse en dos: uno seguía hasta Villada y el otro moría en Palencia.

A 500 metros del inicio de la pista está la entrada a la pradera donde se ubica la ermita de San Bernardino de Siena, que guarda en su interior una curiosa colección de exvotos de la que sobresale la imagen a caballo que un Guardia Civil se hizo en 1853.

Fuera, la pradera con bancos, mesas y fuente da pie, al menos, a un rápido refrigerio. Después de la ermita la pista se divide pero el trazado del ferrocarril es evidente, lo mismo que el desvío que, 3 km después, lleva directo a Villalón de Campos.

En diferentes momentos de la historia fue considerada capital natural de Tierra de Campos y disputó con Medina de Rioseco, además de esta consideración, el de la importancia de sus mercados.

Iglesia de San Juan Bautista y rollo de Villalón de Campos En Villalón el mercado de los sábados empezó a celebrarse en 1250 y todavía tiene cuerda para rato. Pero el esplendor de la villa llegó con la posibilidad de celebrar las ferias que encumbraron las localidades de Medina del Campo y Medina de Rioseco. Durante estos eventos se convertían en auténticos centros financieros en los que, entre otros asuntos, se fijaba el precio de las cosas.

Estas ferias duraban 46 días, desde el Miércoles de Ceniza hasta el Domingo de Resurrección, y se celebraron aquí desde el año 1436 hasta el siglo XVIII.

Destaca, además de por la fama de sus quesos, por su rollo jurisdiccional, de estilo gótico florido, orgullo de la población, considerado el más artístico y hermoso de España. Fue erigido como símbolo del poder ejercido por el conde de Benavente en 1450 y realizado por un maestro flamenco de la catedral de Burgos, con la misma piedra utilizada en sus pináculos.

En esa plaza porticada se alza la iglesia de San Miguel, de hechuras catedralicias y numerosos añadidos y reformas. Su interior alberga buenas muestras de imaginería castellana. Es uno de los más relevantes ejemplos de arquitectura gótico mudéjar de la provincia.

Y recién remozado, el edificio neobarroco del Ayuntamiento levantado en los inicios del siglo XX. Los otros templos de Villalón son la iglesia de San Juan Bautista, de la segunda mitad del XV, también gótico mudéjar, y la de San Pedro, del mismo siglo y de la que apabullan las dimensiones de su torre y el trazado de sus bóvedas.

Soportales en una de las calles de Villalón de Campos

En el callejeo por la población se descubren casonas blasonadas y buenos ejemplos de arquitectura tradicional, con abundancia de calles porticadas, como la calle La Rúa, arteria principal en cuyos soportales se ubica el Museo del Calzado Vibot, dedicado a mostrar el proceso de fabricación artesanal del calzado a través de la colección de esta familia, que lleva más de 200 años dedicada a ello.

Por supuesto, los secretos del afamado queso de Villalón tienen su exposición en el Museo del Queso, así como todo lo relacionado con el funcionamiento de un palomar terracampino puede disfrutarse en la visita al Centro de Interpretación del Palomar del Abuelo.

A unos 3 kilómetros del casco urbano se halla la ermita de las Fuentes, con una imagen de la Virgen del XVI, en un entorno agradable con mesas y bancos.

Patronato de Turismo de la Diputación Provincial de Valladolid
Palacio de Pimentel C/ Angustias, 44
47003 Valladolid - España
Tel.: +34 983 42 72 59
turismo@dip-valladolid.es

Acceso privado
Tecnología Proxia®
© Patronato de Turismo - Diputación Provincial de Valladolid