Turismo Provincia de Valladolid

Saltar al contenido

Provincia de Valladolid. Mucho que ver contigo

Planifica tu visita

Características de los contenidos a buscar
Fin ( - )
 - 
Inicio ( - )
 - 
Categorización

Camino de Fontihoyuelo-Santervás de CamposImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto En el centro de la localidad las flechas meten en la VP- 4011 para sacar de ella a continuación (N42 09.792 W5 03.554), en el inicio de un camino que corre hacia el noroeste y casi inmediatamente una caseta de barro preside la bifurcación que lleva por la izquierda al cementerio y por la derecha hacia Santervás.

Seiscientos metros después, cuando la pista se abre en tridente, el Camino sigue por el brazo del medio para acometer una larga travesía rectilínea de 2,7 km mientras deja atrás dos intersecciones en las que no se desvía. Sí lo hace al alcanzar la tercera (N42 11.582 W5 04.132), donde gira a la izquierda y 700 metros después (N42 11.629 W5 04.696) lo vuelve a hacer a la derecha. Tres kilómetros más adelante se arriba a Santervás de Campos.

Unos bancos situados junto al ábside de la iglesia de San Gervasio y San Protasio son el mejor balcón para extasiarse con la llanura de Campos. Desde esa solana los vecinos ven llegar al peregrino mucho antes de que el peregrino, empeñado en librarse de los últimos kilómetros de su etapa, tenga conciencia de algo más que de su propia soledad.

Cuando no hay peregrinos los vecinos se entretienen con los vaivenes propios de un pequeño pueblo de llanura: el trajín de la carretera, el ritmo de las cosechas, el color de los campos, los afanes de un tractor en la lejanía o el jolgorio de las avutardas que, por si no has dado hasta ahora con ninguna, es el ave más pesada capaz de volar y tiene desde aquí a Villafáfila los criaderos más grandes de Europa.

Sus huellas sobre el barro son exactamente iguales que las flechas del Camino, sólo que no puedes fiarte de su puntería.

El topónimo Santervás es la pronunciación desgastada por el paso de los siglos de san Gervasio, el santo martirizado por Nerón que compartió con su hermano gemelo san Protasio, además del martirio, la advocación de un pequeño monasterio dedicado a atender a los peregrinos compostelanos que por aquí hacían su viaje en los comienzos del siglo X.

Iglesia de San Gervasio y San Protasio, en Santervás Aquel monasterio, cuyo origen pudo estar en la llegada de refugiados mozárabes a finales del IX, empezó a ir a más cuando se hizo cargo la infanta doña Sancha, hermana de Alfonso VII El Emperador, y esta, a su vez, hizo trueque, en 1130, con el monasterio todopoderoso de los benedictinos de Sahagún.

Una vez en sus manos, los de Sahagún instauraron aquí uno de sus prioratos y encumbraron un monasterio y hospital cada vez con más renombre entre los peregrinos a Compostela.

Pero aquellas pasadas glorias acabaron en ceniza cuando un incendio en el monasterio, en noviembre de 1844, debió de iluminar la noche más lóbrega de la historia de Santervás.

Por suerte, la iglesia fue lo único que quedó en pie. Y no es poco: es uno de los templos más valiosos de la provincia y uno de los más emblemáticos del arte románico mudéjar vallisoletano. Especialmente por la concepción y hechuras de su triple ábside, donde lo que más llama la atención es la posibilidad de ver en vivo cómo sus constructores pasaron de construir en piedra -el ábside central- a manejar el ladrillo como si lo llevaran haciendo toda la vida -los dos laterales-.

Entre los detalles que se pueden disfrutar por fuera está la colección de canecillos, y también merece la pena visitar el interior.

Juan Ponce de León, descubridor de La Florida y conquistador de Puerto Rico, nació en Santervás en 1460.

Patronato de Turismo de la Diputación Provincial de Valladolid
Palacio de Pimentel C/ Angustias, 44
47003 Valladolid - España
Tel.: +34 983 42 72 59
turismo@dip-valladolid.es

Acceso privado
Tecnología Proxia®
© Patronato de Turismo - Diputación Provincial de Valladolid