Turismo Provincia de Valladolid

Saltar al contenido

Provincia de Valladolid. Mucho que ver contigo

Planifica tu visita

Características de los contenidos a buscar
Fin ( - )
 - 
Inicio ( - )
 - 
Categorización

Mapa Camino de Simancas-CiguñuelaImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto Frente al castillo de Simancas, y al lado de la autovía, se localiza el pasaje que permite cruzarla por debajo. Del otro lado reaparece la señalización que guía por el camino compostelano, en esta ocasión indicando hacia la derecha para tomar el camino pedregoso que en paralelo a la autovía, ligeramente ascendente al principio y tras pasar por delante de unas naves al final del repecho, encamina después hacia Ciguñuela.

Seiscientos metros después de esas naves llega a un auténtico nudo de comunicaciones conocido como Cuatro Caminos aunque, en realidad, son cinco los brazos que confluyen (N41 35.997 W4 49.727). El que conduce hacia Ciguñuela es el primero por la izquierda, en dirección noroeste. 

En los 2,6 km siguientes, hasta alcanzar la bifurcación en uve que se abre en el paraje de La Puentecillas, el paisaje que caracteriza la comarca vallisoletana de Los Montes Torozos se muestra con toda su personalidad.

Caminos rectilíneos, trazados con la regla y el cartabón de las últimas oncentraciones parcelarias; horizontes despejados, uniformes, en todo caso algo alomados; cerros solitarios; laderas blanquecinas, relamidas por la erosión de los vientos y el agua; árboles heroicos, huérfanos en medio de los surcos arados o agrupados en una pequeña panda velando el discurrir de algún arroyo estacional, luciendo como salvadores oasis en el fondo de algún mínimo vallejo.

En cualquier caso, un paisaje grande, ancho, horizontal, cambiante de colores al ritmo de las cosechas y las lluvias: el paisaje por el que discurrirán los próximos 49 km de ruta.

Señalización del Camino en Las Puentecillas En Las Puentecillas (N41 37.141 W4 50.782), además de dos caminos, confluyen también la serie de regatos que dan lugar a la pequeña mancha de verdor que se habrá visto desde lejos. Un panel con un mapa informa sobre las distintas rutas señalizadas que se pueden realizar en torno a Ciguñuela.

El camino hacia esta localidad continúa de frente, sin desvíos, mientras que por la izquierda se desgaja el Camino de los Gallegos que, una vez más, lleva implícito el recuerdo de las cuadrillas de segadores que tanto abundaron por estas tierras.

Un kilómetro más adelante otra mancha de verdor, esta vez una densa chopera con fuente permanente y bancos -Los Picones-, se eleva junto a un refugio de cazadores (N41 37.682 W4 50.930) bien cuidado y abierto que, sin duda, dará ocasión para, al menos, un breve alto en el camino antes del tramo final a Ciguñuela. A la localidad se llega 1,3 km después, tras superar el pequeño repecho del monte El Montico y pasar junto al cementerio.

Torre de la iglesia de San Ginés, en Ciguñuela Casi desde la salida de Simancas la torre de la iglesia de San Ginés habrá destacado como un faro orientador, señalando la ubicación de Ciguñuela en una pequeña depresión del terreno. El proceso constructivo de este templo, con sus debidas reformas, se extiende de los siglos XVI al XIX, si bien la mayor parte es de la primera mitad del XVIII.

La torre, de cuatro cuerpos, se finalizó en 1576. En su interior destaca el valioso retablo mayor, procedente del convento de las Comendadoras de Santa Cruz, de Valladolid, realizado por Esteban Jordán.

El templo alberga también dos imágenes de Santiago. En la calle de la Riva aguarda un coqueto homenaje al peregrino realizado en el marco de la inquietud artística y cultural que caracteriza esta pequeña localidad, distante de Valladolid unos 12 km, y que mantiene una programación de conciertos, exposiciones y certámenes a lo largo de todo el año.

Por eso tampoco extraña el mimo y la sensibilidad con la que se ha adecuado la Casa del Maestro, como centro de recepción y albergue de peregrinos.

 Ubicado en el centro de la localidad, en la antigua Casa del Maestro, dispone de espacio para guardar las bicicletas.

Caminar por la llanura

El peregrino inicia en Los Torozos una larga travesía caracterizada por la inmensidad de un paisaje tan hermoso como duro para quien carga con su propio equipaje. Ya sea a pie o en bicicleta, es preciso tener en cuenta aspectos fundamentales, como contar con suficiente agua para completar las etapas.

A la escasez de manantiales -según la zona y la estación meteorológica- se suma, a menudo, la soledad que reina en estos páramos la mayor parte del año: en caso de necesidad no siempre se encuentra a alguien a quien preguntar o pedir ayuda.

Las sombras también son escasas, así que algo para protegerse del sol es imprescindible. Y en caso de lluvias o tormentas, encontrar un refugio ocasional también puede suponer un problema.

Los pueblos, en general, tampoco son demasiado grandes y es bueno informarse antes sobre la existencia de tiendas en las que abastecerse.

Patronato de Turismo de la Diputación Provincial de Valladolid
Palacio de Pimentel C/ Angustias, 44
47003 Valladolid - España
Tel.: +34 983 42 72 59
turismo@dip-valladolid.es

Acceso privado
Tecnología Proxia®
© Patronato de Turismo - Diputación Provincial de Valladolid