Turismo Provincia de Valladolid

Saltar al contenido

Provincia de Valladolid. Mucho que ver contigo

Planifica tu visita

Características de los contenidos a buscar
Fin ( - )
 - 
Inicio ( - )
 - 
Categorización

Villardefrades - San Pedro de Latarce: 6 km

Desnivel acumulado de subida: 0 m / Desnivel acumulado de bajada: 16 m / Altitud máxima: 732 m / Altitud mínima: 706 m

Villardefrades - San Pedro de Latarce por Los Molinos: 6,6 km

Desnivel acumulado de subida: 8 m / Desnivel acumulado de bajada: 26 m / Altitud máxima: 741 m / Altitud mínima: 706 m


Croquis etapa 8 - Villardefrades - San Pedro de LatarceImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl viaje hasta San Pedro de Latarce se puede hacer por dos vías. La más corta y directa es la que arranca justo en el punto donde el camino procedente de Mota del Marqués desembocaba en la carretera de acceso a Villardefrades. Desde ahí basta seguir siempre recto en los cruces para llegar en 6 km a San Pedro de Latarce.


La otra posibilidad -6,6 km y un poco desnivel- parte de Villardefrades en el punto donde la calle de San Pedro y la de la Esquina confluyen para formar el camino que conduce hacia el teso de Los Molinos o Torremolinos, hasta donde se llega en 800 metros de paseo. Una vez alcanzado merece la pena tomar el sendero que sale hacia la derecha (N41 43.679 W5 15.965) y acercarse hasta el espolón occidental de esa pequeña meseta sombreada por una pequeña guarnición de almendros para visitar los escasísimos restos de uno de los tres molinos de viento que albergó en otro tiempo. Hechos de barro y unas pocas piedras apenas queda nada ya de sus pasadas enterezas. Por eso esta visita es meramente testimonial: lo poco que queda de sus paredes cilíndricas que aún se sostienen en pie formarán parte de la tierra de la que salieron en poco tiempo más. Será uno de los últimos –si no el último- de los molinos de viento hecho de barro de la provincia de Valladolid en volar del horizonte. En el pasado, los vientos que soplaban sobre esta pequeña meseta aportaban la fuerza de molienda que la población no podía sacar de los exiguos arroyos que pasan por su término. En el borde meridional, que mira hacia Villardefrades, se descubren los restos de otros molinos convertidos ya en escombrera.


El camino hacia Santiago prosigue en dirección noroeste hasta alcanzar, 1,2 km más adelante, un cruce en el que hay que girar hacia la izquierda para tomar, 700 metros después, el segundo ramal que sale por la derecha. Cuatro kilómetros más y, tras pasar junto a la ermita de la Virgen de la Bóveda, se entra en la localidad de San Pedro de Latarce.


Castillo de San Pedro de LatarceImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoAlgunos historiadores sitúan el origen de esta población en un campamento romano ubicado como puesto fronterizo en el camino que las legiones recorrían en sus enfrentamientos con los pueblos indígenas rebeldes astures y cántabros que resistían más hacia el norte. El análisis de la toponimia hace derivar el apellido Latarce del árabe "atarce", con significado de límite. Y, de una u otra manera, la localidad se mantuvo durante mucho tiempo en la línea divisoria que, en los siglos XII y XIII, se disputaban leoneses y castellanos, hecho que también se relaciona, en lo geográfico, con la vecindad de los Montes Torozos que por aquí se asoman a las planicies de la Tierra de Campos en las que se ubica San Pedro.


Este carácter fronterizo tiene mucho que ver con la mastodóntica dimensión de un castillo, también de origen romano, al que sólo le quedan ya sus murallas de barro, arena, cal y canto rodado con refuerzos puntuales de sillar: 300 metros de una muralla de 12 metros de altura y un grosor de casi dos metros y medio. Suficiente para imaginar el empaque que debió de tener cuando aún conservaba sus torres y la estructura de madera que sostenía sus varios pisos. En el siglo XIV fue posesión de los caballeros templarios y, tras la disolución de estos, de la Orden de San Juan. La iglesia es del siglo XVI con reformas del XVIII. La pintura de la Inmaculada que preside el retablo mayor es copia de un grabado de Bayeu.


VillardefradesImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoSan Pedro es la última localidad vallisoletana del Camino del Sureste. Desde ella el viaje prosigue hacia Villalpando, ya en tierras zamoranas, por el camino tradicional que unió ambas poblaciones. Este se coge tras pasar el puente sobre el río Sequillo y continuar unos pocos metros por la carretera. Cuando esta gira hacia la derecha, hay que abandonarla para continuar por la pista que sigue de frente, entre naves. Dos kilómetros y medio después se llega una trifurcación en la que se sigue por el ramal del medio. El último mojón kilométrico se encuentra a 2,8 km, en el límite provincial. Desde él, el viaje continúa bordeando un espeso monte, sin variar de dirección en ningún momento hasta llegar a su extremo norte (N41 49.066 W5 25.303). En un cruce con unas naves agrícolas a la izquierda hay que seguir el sendero que en dirección nornordeste se enfila hacia Villalpando.

Patronato de Turismo de la Diputación Provincial de Valladolid
Avda. Ramón y Cajal, 5
47003 Valladolid - España
Tel.: +34 983 42 72 59
turismo@dipvalladolid.es

Acceso privado
Tecnología Proxia®
© Patronato de Turismo - Diputación Provincial de Valladolid