Turismo Provincia de Valladolid

Saltar al contenido

Provincia de Valladolid. Mucho que ver contigo

Planifica tu visita

Características de los contenidos a buscar
Fin ( - )
 - 
Inicio ( - )
 - 
Categorización
Flora y fauna según Delibes...

El CIPRÉSImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoFLORA:

El CIPRÉS en Miguel Delibes:

La sombra del ciprés es alargada

Sabía siquiera que la materia se desintegra, se desvanece, que es caduca, finita, limitada. Sabía que la sombra del ciprés es alargada y corta como un cuchillo. Sabía...

El ciprés común o "ciprés de los cementerios" es un árbol de zonas semiáridas de la cuenca mediterránea, extendido por toda España. El nombre de la especie significa "el ciprés siempre vigoroso".

Crece hasta los 30 metros de altura, con la copa estrecha y apretada. Sus hojas son pequeñas, escamosas, y crecen alrededor de toda la rama. Cada árbol es monoico, con flores femeninas y masculinas en el mismo pie. Las femeninas son pequeñas piñas compactas, verdosas, que al madurar se oscurecen. Despiden un olor resinoso agradable.

El carácter sano y fuerte del árbol, siempre apuntando al cielo y con hojas perennes le hizo muy popular en los jardines y zonas públicas griegas y romanas. De ahí surgió su simbología como árbol permanente, por lo que este significado pasó a la cultura cristiana y se adoptó la costumbre de plantar cipreses en los cementerios, como símbolo de vida eterna. De hecho, es un árbol muy longevo, pasando regularmente de los 5 siglos de vida, aunque hay citas de algunos cipreses milenarios.

Tradicionalmente se ha usado en medicina para combatir la tos y enfermedades pulmonares. Su madera es apreciada en ebanistería. Es muy resistente y la tradición cuenta que el Arca de Noé pudo estar hecha con ciprés, para soportar el agua.

FAUNA:

El ABEJARUCOImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl ABEJARUCO Miguel Delibes:

Viejas hisotiras de Castilla la Vieja

Con el tendido de la luz, parecieron también el pueblo lo abejarucos. Solían llegar en primavera volando en bandos diseminados y emitiendo un gargarismo cadencioso y dulce

Es un ave inconfundible, con su colorido tan llamativo, de vientre y pecho azulados, cabeza y hombro anaranjados, alas con franjas amarillas y azul y una banda negra en la parte trasera del plumaje. La cola es verde oscuro, con una pluma central larga.

Es migrador y pasa los inviernos en África, regresando a nuestras tierras al comienzo de primavera. Es de pequeño tamaño, unos 30 centímetros.

Como abejas, abejorros, libélulas, mariposas, langostas, escarabajos... A los animales con aguijón, los atrapa con el pico, en pinza, y los golpea contra una rama para desprender al aguijón del cuerpo antes de ingerirlos. Tras comerse el insecto, el estómago regurgita una pequeña egagrópila oscura, con los restos indigestos de quitina de la abeja o el saltamontes de turno. Estas egagrópilas son frecuentes al pie de las ramas donde se posan para comer, cerca de sus nidos.

Tradicionalmente ha sido la pesadilla de los colmeneros, pero los ecólogos han descubierto que el abejaruco, en realidad, es un ayudante natural del mielero, al cazar la mayor parte de abejas débiles y enfermas. Esta selección es una purga para las colmenas, a las que retira individuos que portan hongos, parásitos y otras enfermedades que se hubieran extendido por toda la colmena.

Son aves muy gregarias y viven en colonias que pueden llegar a más de un centenar de pájaros. Su hábitat es un talud de arena en la ribera de un río, en canteras o en márgenes de caminos, carreteras, cárcavas. El lugar que buscan tiene cerca árboles de ramas rectas que les sirven de posadero para dormir y desde el que lanzarse en busca de alimento. Picotean los granos de arena hasta que forman una galería de un metro de profundidad, que termina en una pequeña cámara más amplia, el nido.

A principios de mayo, la hembra pone media docena de huevos, que incuba durante 3 semanas. El éxito de la prole depende más de la abundancia de alimento que del ataque de depredadores, al estar las bocas de las galerías fuera del alcance de la mayor parte de éstos.

Situación en Castilla y León.

Se estiman unas 12.000 parejas nidificantes en la región. El censo es difícil de realizar porque la pareja adulta recibe la ayuda de los pollos del año anterior, que como aún no son sexualmente activos, se quedan con sus padres ayudándoles a construir el nido y a traer alimento a la nueva prole.

CNEA: "de interés especial"

  • Descargar la ruta Con la escopeta al hombro. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • Volver a la ruta Con la escopeta al hombro

Patronato de Turismo de la Diputación Provincial de Valladolid
Palacio de Pimentel C/ Angustias, 44
47003 Valladolid - España
Tel.: +34 983 42 72 59
turismo@dip-valladolid.es

Acceso privado
Tecnología Proxia®
© Patronato de Turismo - Diputación Provincial de Valladolid