Turismo Provincia de Valladolid

Saltar al contenido

Provincia de Valladolid. Mucho que ver contigo

Planifica tu visita

Características de los contenidos a buscar
Fin ( - )
 - 
Inicio ( - )
 - 
Categorización
Flora y fauna según Delibes...

FLORA:

El BERRO en Miguel Delibes:

El BERROImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoNombre científico: Nasturtium officinale

 Nombres comunes: berro, mastuerzo, mastuerzo de agua

 El berro crece de forma natural junto a cursos de agua y en tierras encharcadas. Se consume desde la antigüedad (se cree que es una de las primeras plantas consumidas de forma constante por el hombre). En los pasados siglos, en el norte de Europa era una fuente de vitamina C, aunque la mayor parte del consumo se derivaba hacia el ganado. Hoy es una verdura muy estimada por su sabor delicadamente agrio.

 Además de la tradicional recogida silvestre de berros junto al río, en la actualidad se cultiva en balsas, para comercializar los brotes tiernos.

 Como planta medicinal se ha usado para problemas renales, dolores de estómago, bocio, diabetes, anemia... Los estudios científicos han revelado un alto contenido en antioxidantes, por lo que se incluye en las dietas preventivas del cáncer.

 En toda Castilla era muy frecuente ver personas paseando junto al río, en busca de matas de berros.

FAUNA:

El VENCEJO en Miguel Delibes:

El VENCEJOImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto

Nombre científico: Apus apus

 Nombre común: vencejo

 Voz: un chillido característico, “la voz del verano”, que se escucha al comienzo de la mañana y, sobre todo, al atardecer.

 El vencejo es una máquina hecha para volar. Todo su diseño -  cuerpo esbelto, alas largas, estrechas y en forma de hoz, cola corta y ahorquillada, patas diminutas - está configurado para llevar su vida en el aire hasta el extremo: los vencejos nunca se posan, excepto en los meses de nidificación, cuando entran y salen de su nido. El resto de la vida la pasan en el aire, volando. Incluso duermen volando, lo que explica uno de los misterios que detectaban los controladores aéreos militares en sus radares: extrañas manchas voladoras a 2.000 ó 3.000 metros de altura, de noche, que desaparecían cuando pasaba un avión de reconocimiento y volvían a formase minutos después. Eran grandes bandadas de vencejos, durmiendo a esa altura.

 También se alimentan en vuelo: cazan papeando con la boca abierta todo el “aeroplancton”, el conjunto de pequeños insectos voladores que les cabe en la boca: hormigas aladas, polillas, moscas mosquitos, efímeras,... Bebe en vuelo, bajando a ras del agua y tomando pequeños buches.

 Se aparea en vuelo y también puede hacerlo posado, dentro del nido. Éste lo construyen dentro de un agujero (antiguamente, en árboles o roquedos. Hoy, prácticamente todos en edificios), formando una taza de plumas y hierbecillas que pegan con saliva. En junio ponen entre uno y cuatro huevos. Cuando nacen los pollos, la dieta que traen los padres les engorda alcanzando más peso que los adultos. Si durante las semanas de cría aparece un frente de mal tiempo, los padres pueden marcharse hasta una semana, a los límites de la borrasca, abandonando a los pollos en el nido. Éstos entran en un estado de sopor, casi de hibernación, ralentizando todo su metabolismo. Así pueden aguantar hasta una semana, hasta el regreso de sus padres.

 En cuanto echan su plumaje, los vencejos asoman del nido, se lanzan por primera vez al aire y... jamás regresan al lugar donde nacieron. A partir de ahora, su vida se desarrolla en el aire emigrando a finales de verano con los adultos, hasta tierras más al sur del ecuador africano.


 Situación en Castilla y León:

  El censo para toda España es una estimación que sobrepasa el millón de aves, aunque probablemente hay que hablar de varios millones. En toda Castilla y León puede haber unos 150.000 ó 180.000 vencejos.

  Es la segunda especie más abundante de España y su población parece ligeramente tendente a aumentar, aunque los insecticidas del campo perjudican la abundancia de sus presas y la restauración de fachadas antiguas y la arquitectura moderna le impide instalar sus nidos en pequeños agujeros la facilidad de los viejos edificios.

  CNEA: “de interés especial”

  • Descargar la ruta El último coto. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • Volver a la ruta El último coto

Patronato de Turismo de la Diputación Provincial de Valladolid
Palacio de Pimentel C/ Angustias, 44
47003 Valladolid - España
Tel.: +34 983 42 72 59
turismo@dip-valladolid.es

Acceso privado
Tecnología Proxia®
© Patronato de Turismo - Diputación Provincial de Valladolid