Turismo Provincia de Valladolid

Saltar al contenido

Provincia de Valladolid. Mucho que ver contigo

Planifica tu visita

Características de los contenidos a buscar
Fin ( - )
 - 
Inicio ( - )
 - 
Categorización

La etapa discurre entre los municipios de Tordesillas y Castronuño, separados, en el trazado de la Senda, por algo más de 30 kilómetros, destinando 7 jornadas para recorrer la misma, teniendo en cuenta que los 2 primeros kilómetros los realizamos coincidiendo con los últimos kilómetros de la última jornada de la etapa 15, entre el barrio vallisoletano de Puente Duero, en Valladolid, y Tordesillas.

En Tordesillas y, a 20 de octubre, nos encontramos en la margen derecha del Duero que no abandonamos hasta pasado el km. 29, una vez salvado el puente en la Presa de San José, en el término municipal de Castronuño.

Dado que venimos de finalizar la anterior etapa y, antes de iniciar esta penúltima que recorre la provincia, nos quedamos contemplando la vega de Tordesillas desde el lugar donde se encuentra el km. 0 y el panel informativo de la etapa 16, cuando la Senda lleva recorridos, desde su inicio en Duruelo (Soria), 439 kilómetros.

20 de octubre de 2012. Vista de la pesquera desde el punto kilométrico 0 de la etapa 16 con algunos cormoranes posados sobre ellaImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoLas aguas remansadas del Duero empiezan a acoger a unos huéspedes que visitan este entorno y que vamos a ver en mayor cantidad a medida que avancemos a lo largo de la Senda y de este otoño 2012 y nos adentremos de lleno en el invierno: son los cormoranes, ahora oteando el hábitat elegido, reposados en el lugar donde el agua se precipita para salvar la pesquera.

En esta margen derecha del río, podemos ver una de las construcciones hidráulicas que, a lo largo de esta Senda, vamos encontrando, las aceñas, como parte integrante de esta postal.

Leemos la información que nos proporciona el panel, referida a toda la Senda, desde el nacimiento del Duero y de aquélla que es específica a esta etapa. Así nos recuerda el origen de Tordesillas; la construcción de su puente medieval que admiramos desde este punto; datos, entre otros, referidos al Real Monasterio de Santa Clara; los Baños Árabes que nos narra como “…ejemplares islámicos de Andalucía y Levante del siglo XI, con estancias reguladas por agua y vapor de temperatura escalonada por el sistema de hipocausto. Se conservan cuatro salas, el cuarto frío o al-bayt al-barid que también serviría de vestuario, el tepidarium (cuarto templado) para baños templados y cuya amplitud permitiría también su uso como sala de descanso y, el cuarto caliente o al bayt al-sajun. Todas estas estancias cuentan con vanos en forma de estrellas de ocho puntas o de círculos que servían para su iluminación y como respiraderos para los vapores. Destacan los dibujos que conservan los zócalos y las bóvedas de los tres primeros cuartos, empleándose sobre todo motivos de tipo geométrico, además de algunos elementos vegetales y animales…” aspecto que resalto porque es obligada su visita y que, sin duda, a quien no lo conozca, le sorprenderá muy gratamente, al igual que todo el conjunto perteneciente a Patrimonio Nacional. Continúa esta información destacando la firma del Tratado de Tordesillas entre Castilla y Portugal, así como la presencia de la reina Juana I de Castilla.

Este panel incluye, asimismo, información de Torrecilla de la Abadesa.

Iniciamos la marcha pues, de esta nueva etapa hasta el siguiente núcleo de población que nos conduce, Torrecilla de la Abadesa. Lo realizamos en las jornadas matinales del 20 y 21 y en la tarde del 27 de octubre.

Desde este punto ubicado en la “Autovía del Noroeste” A-6 Madrid-La Coruña, nos dirigimos, dirección La Coruña, hasta el cruce con la Avenida de Torrecilla de la Abadesa, por la que descendemos, dejando la Plaza de Toros a nuestra izquierda y continuamos para salir de Tordesillas poco antes de encontrarnos con el km. 1 que nos va aproximando al Duero. Antes de continuar, efectuamos un pequeño desvío hasta la Ermita de San Vicente, desde donde tenemos unas magníficas vistas del río y de toda la vega, y a la vez otra perspectiva de Tordesillas.

De nuevo en el trazado de la Senda, giramos a la derecha para seguir por un camino que nos llevará paralelos al Canal de Tordesillas. Nos alejamos del cauce del río. Pasamos ahora bajo la AUTOVÍA DE CASTILLA A-62 (E-80) y, en compañía del Canal, con las tierras de cultivo de regadío a ambos lados del camino, cuyas labores de recogida han finalizado y que intuimos de cereales, alguna de patatas. Vemos en cambio una extensión de remolacha, aún en período de “crecimiento”.

Señales direccionales de la Senda, próximo al km. 7 de la etapa 16Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoA nuestra derecha, una vez pasado el km. 4 y después de cruzar la carretera provincial VP-7701, que viene de su incorporación desde la salida 395 de la AUTOVÍA DEL DUERO A11 (E82), antigua Nacional 122 seguimos hasta el hito del km. 5. Vemos también pequeñas huertas.

Una vez hemos sobrepasado el km. 6 y, antes de volver a cruzar la carretera VP-7701 y abandonar las cercanías del Canal para continuar por un camino paralelo a la carretera, vemos un panel informativo de la “RED DE ESPACIOS NATURALES DE CASTILLA Y LEÓN”. Nos indica que estamos en la jurisdicción de uno de ellos, el de las “Riberas de Castronuño-Vega del Duero” único espacio natural de la provincia de Valladolid y que ocupa un total de 8.420 hectáreas pertenecientes a los términos municipales de Tordesillas, Torrecilla de la Abadesa, Pollos y Castronuño y está, además, considerado como “Zona Especial de Protección para las Aves” (ZEPA) y declarado como “Lugar de Importancia Comunitaria” (LIC).

27 de octubre de 2012. Torrecilla de la Abadesa (construcción de adobe e Iglesia de San Esteban Promártir)Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoPasado el km. 7 ya tenemos a la vista Torrecilla de la Abadesa, destacando su Iglesia de San Esteban Promártir. Sin entrar en esta población, que dejamos a nuestra derecha, llegamos, a la salida del pueblo, al km. 8, para unos metros más adelante sorprendernos dos construcciones cónicas de adobe que, a las 19h de este 27 de octubre cuando al sol le quedan apenas quince minutos para ocultarse, sus rayos producen una tonalidad dorada que incrementa su atractivo. Mañana nuestro astro se “ocultará” una hora antes y eso será porque en apenas 8 horas, es decir, en la madrugada de este domingo 28 de octubre, retrasaremos nuestros relojes una hora.

Y, como si quisiera compensarnos esta falta temprana de luz, la luna nos iluminará las próximas noches al entrar en su plenilunio el próximo día 29. Esta luna de finales de octubre, y que ya será la segunda después del equinoccio de otoño, recibe el nombre de “Luna del cazador”.

27 de octubre de 2012. Atardecer en la Senda, próximo a Torrecilla de la Abadesa, con la luna a 2 días de su plenilunioImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoContemplando por un lado, esta puesta de sol que filtra sus últimos rayos entre los árboles de la Senda antes de ocultarse y, por otro, la luna en lo alto como si de hacer turno se tratara para que no nos falte la luz, llegamos al km. 9 que retomamos el 2 de noviembre ya con este nuevo horario de invierno, aunque aún estamos en otoño. De nuevo paralelos al Canal de Tordesillas, cruzamos nuevamente la carretera y nos mantenemos a la derecha de esta canalización. Llegamos a una señal de este “Camino Natural” que nos informa de que estamos en la Reserva Natural “Riberas de Castronuño-Vega del Duero”. Abandonamos el término municipal de Torrecilla de la Abadesa para, por “obra y gracia” de peculiaridades territoriales, adentrarnos de nuevo en una zona que pertenece al término municipal de Tordesillas y que, por esta característica, está incluido en esta Reserva Natural. Caminamos entre un pinar y descubrimos cómo las setas propias de esta estación hacen acto de presencia, casi todas desconocidas para nosotros, llamando nuestra atención una variedad por la manera de aparecer, formando hileras o, en ocasiones corros, de ahí que su nombre sea el de “senderuela”, “senderilla” o “corro de brujas”. El camino es ancho y muy cómodo de andar. Alcanzamos el km. 12, dando por finalizado el tramo de la etapa correspondiente a este día y al que regresamos el 14 de noviembre para abandonar este trazado pasado ya el km. 13 e incorporarnos durante los siguientes 2.000 metros, tal como nos indica una señal informativa de la Senda, a la carretera que nos lleva hasta Torre Duero y donde muere esta VP-7701 (carretera de Zamora a Torre Duero por Torrecilla de la Abadesa) que hemos venido cruzando en más de una ocasión para seguir nuestro itinerario.

Abandonamos, asimismo, el terreno transitado perteneciente al término municipal de Tordesillas. Y de nuevo volvemos a recorrer otra parte del término municipal de Torrecilla de la Abadesa.

Antes de llegar al km. 14 y continuando por este tramo asfaltado, a ambos lados del mismo, unos viñedos nos presentan sus hojas con tonalidades otoñales y algunas ya tapizando este suelo pedregoso que caracteriza este terreno. Decir que son viñedos de la única bodega de la margen derecha del Duero, acogida a la “Denominación de Origen Rueda” y que están en plena Reserva Natural de las “Riberas de Castronuño-Vega del Duero”.

14 de noviembre de 2012. Viñedos de la D.O. Rueda, en la Reserva Natural Riberas de Castronuño-Vega del Duero, en el km. 14 de la etapaImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoSi el denominador común de las etapas 11, 12 y parte de la 13 fueron los viñedos de la “Denominación de Origen Ribera del Duero”, ahora les toca a los integrados en la primera D.O. de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, la “D.O. Rueda”.

Con los viñedos a ambos lados de esta carretera por la que ahora discurre nuestro Camino Natural alcanzamos el km. 15. Echando la vista a nuestra izquierda alcanzamos a ver toda la vega del otro lado del Duero, con el bosque de ribera en primer término y, si lo hacemos al frente, las viñas se funden con los pinos. A escasos metros llama nuestra atención una construcción románico-mudéjar, es la Ermita de la Virgen, en Torre Duero. Finaliza aquí la carretera por la que hemos caminado durante los últimos 2 kilómetros y unas señales de ubicación y direccionales nos informan de que estamos a 12,4 kilómetros del Escenario Deportivo Social “Embalse de San José” y a 16,1 kilómetros de Castronuño, distancias que recorremos en las siguientes 2 jornadas. La del 18 de noviembre, jornada seca y fría pero no por ello impide que el trayecto sea de lo más agradable. Estamos de nuevo en Torre Duero cuando la Senda deja de ser asfaltada y cuando creíamos que nos estaba aproximando a las cercanías del río, nos desvía de nuevo de éste, girando a la derecha y, a pesar de ir en paralelo, nos aleja aún más. Entre viñedos, pasamos el km. 16 y antes de llegar al 17, dejamos unas construcciones de una finca y giramos a la izquierda. Pasado el km. 18 y rodeados de extensiones de tierra pedregosas, aparentemente en barbecho o baldías. Nos adentramos en una zona de encinares, aunque aún veremos algún viñedo a nuestra derecha. El color rojizo arcilloso del camino es el característico de este terreno y que hoy, en determinados tramos nos dificulta realizarlo de una forma cómoda debido al estado “embarrado” en que se encuentra.

El camino está entre fincas adehesadas, como la “Dehesa Villa Esperanza” que encontramos a escasos metros de sobrepasar el km. 20.

En el km. 21, a la izquierda del camino, vemos un cultivo de maíz, ya seco por la época en la que nos encontramos. Continuamos y las encinas empiezan a ocupar una mayor extensión. En este recorrido vamos viendo huellas que intuimos de jabalíes, sus propias rutas bien marcadas, salvando incluso el vallado que aquí es un alambrado. Incluso existen carteles advirtiendo de la precaución que debemos tener por la presencia de estos animales, lo que no deja de producirme cierta inquietud al pensar en la reacción que pueda tener si advierto la presencia de alguno. Aunque soy consciente de que no entrañan ningún peligro si no les llamo la atención, siento que no seré capaz de mantener la calma si me veo ante uno o un grupo de ellos y ya no quiero imaginar si el ejemplar es de lobo, ciervo, corzo... así que prefiero pensar que si oigo algún ruido extraño, éste se corresponda al producido por un conejo o una liebre que también habitan estos lares.

18 de noviembre de 2012. Senderuelas. Km. 23 de la etapaImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoCon este “temor” vamos avanzando, en las zonas donde hay claros y prados encontramos setas de distintas variedades, entre ellas, algún ejemplar de “seta de cardo” que, a buen seguro, sirven de alimento a estos “vecinos” que he nombrado anteriormente. La que más curiosidad me produce es la senderuela que se repite mucho en zonas de prados; pasado el km. 22 y antes de alcanzar el 23, las encontramos formando corros o hileras interminables.

Pasado el km. 23 llegamos al Caserío de Cubillas, que se asienta en una zona escarpada del río, con cortados que se precipitan sobre el Duero, que no vemos a pesar de la cercanía.

Una vez alcanzamos el km. 24, el paisaje se nos presenta como un mar de encinas con la Presa de San José, que distingo por el color azul que caracteriza algunas de sus estructuras entre este manto de encinas y las pequeñas elevaciones del terreno que avistamos desde aquí.

Según el panel informativo que hemos dejado atrás, en Torrecilla de la Abadesa, bajo el título “Los Encinares”, nos ilustra y nos refiere que “El Camino Natural del Duero, a su paso por la provincia de Valladolid atraviesa importantes extensiones de encinares, particularmente en la etapa 16, entre Tordesillas y Castronuño. Gran parte de la Reserva Natural de las Riberas de Castronuño-Vega del Duero está ocupada por encinares, los cuales constituyen la mayor superficie de esta especie en toda la provincia, y dan lugar a un paisaje muy característico similar al de las dehesas salmantinas y extremeñas…”

18 de noviembre de 2012. Monte de Cubillas, con la Presa de San José al fondo (km. 24 de la etapa)Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoMás adelante, el texto sigue aleccionándonos: “…La mayor parte de los encinares incluidos en la Reserva Natural de las Riberas de Castronuño-Vega del Duero están adehesados y son de propiedad privada, por lo que están vallados y está prohibido el acceso a los mismos. Sin embargo, actualmente la Junta de Castilla y León supervisa y garantiza que su explotación sea sostenible, para evitar su posible tala o degradación y salvaguardar sus valores naturales. Y es que, además de su gran valor económico para las economías tradicionales, las dehesas españolas han servido de refugio a una riquísima fauna…”

Con buen ánimo pues, afrontamos la última jornada que empleamos en esta etapa.

Estamos a 24 de noviembre, el día amenaza lluvia, la temperatura es baja, pero el viento en calma hace que la mañana sea agradable y el camino apropiado para andar. El encinar que atravesamos ahora está sin adehesar y comenzamos a descender hasta llegar al km. 26 a las proximidades del río, suelo pedregoso, con un espacio más abierto, mezclando las encinas, que parecen descender hasta el Duero en esta margen derecha, con el bosque de ribera de la margen contraria. Tenemos una vista panorámica en la que destaca el puente de ferrocarril de la línea Medina del Campo-Zamora y agudizando la vista, un viaducto. Por su longitud se me antoja el del arroyo Pitanza, ya que existe otro, el del arroyo del Caño, de menor longitud, pero ambos de la línea de alta velocidad que une Madrid-Galicia. Completa la postal y el deleite, el conjunto de edificaciones que conforman Castronuño del que nos separan algo menos de 5 kilómetros para completar la etapa.

Al km. 27 llegamos después de haber sido advertidos de la “celebración” de una montería en la proximidades de la Senda y de la necesidad de extremar nuestra precaución, lo que no nos impide ahora disfrutar de este entorno único que es la Reserva Natural “Riberas de Castronuño-Vega del Duero”, en la que están inventariadas más de 200 especies de aves, de las cuales unas sesenta especies son acuáticas; una decena de reptiles; alguna de anfibios y otra decena de peces. Destacan, entre las especies de aves, la garza real, la garza imperial y colonias de cormoranes.

Vamos por un espacio más abierto, con cultivos de regadío a nuestra derecha y una chopera próxima al río a nuestra izquierda. Estamos llegando al km. 28 por un camino ancho, bien delimitado y unos metros más adelante de este último hito kilométrico, las vías de tren de la línea Medina del Campo-Zamora. Vías que cruzamos para continuar, pero antes, en vez de girar a la derecha, trazado natural por el que debemos seguir la etapa, nos desviamos a la izquierda para contemplar de cerca el “Escenario Deportivo Social de Castronuño”, donde un panel informativo nos indica que “El Embalse de San José constituye un espacio privilegiado, siendo hábitat de numerosas especies de peces, que contribuyen a su riqueza biológica. La práctica de la pesca es una actividad muy habitual en la zona, configurándose como una importante fuente de recursos para su área de influencia.”

Asimismo nos relaciona de forma gráfica las especies de peces predominantes (carpín, cacho o bordallo, barbo común, boga de río, carpa, tenca, percasol, lucio o pez gato y además se menciona al cangrejo rojo como especie invasora)

El espacio cuenta con un Área Recreativa y en el escenario deportivo, una hilera de aproximadamente 45 puestos de pesca, algunos de ellos habilitados para personas con discapacidad.

Desde esta alineación de puestos, vemos, a nuestra izquierda el puente de ferrocarril sobre el Duero y en la margen izquierda Castronuño.

El viento va aumentando su velocidad produciendo oleaje en el Duero. A la vez la sensación térmica va disminuyendo.

Después de recrear la vista en este paraje, volvemos sobre nuestros pasos para incorporarnos de nuevo al trazado de la Senda en esta etapa. Llegamos al km. 29, en la Finca de la Rinconada y a escasos metros, una señal nos advierte de la precaución que debemos tomar y es que, los siguientes 500 metros el trayecto lo realizamos por una zona asfaltada. El puente sobre la Presa de San José que nos lleva a cambiar de margen, es decir, a la margen izquierda del Duero para recorrer los casi 3 kilómetros que nos faltan para finalizar la etapa.

24 de noviembre de 2012. Playa fluvial aguas abajo del Embalse de San José, en Castronuño Riberas de Castronuño-Vega del Duero (entre km. 29 y 30 de la etapa) desde el puente sobre la presaImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEsta Presa se construyó para dar origen, desviando las aguas del Duero, a los Canales de Toro-Zamora, en su margen derecha y de San José en su margen izquierda. Estamos ahora a la altura del nacimiento del Canal de Toro-Zamora y comenzamos a cruzar el puente. A mitad de éste, nos detenemos a observar, a nuestra derecha, cómo planean los cormoranes aguas abajo de este embalse que en verano constituye una playa fluvial, muy frecuentada en los años 60 y 70 del siglo pasado. Cruzamos al otro lado, nos asomamos para ver la caída del agua sobre las compuertas y alzando la vista, contemplamos la anchura que aquí tiene el río por el embalse con el pueblo de Castronuño al fondo.

Una vez hemos cruzado el puente, a nuestra izquierda la toma de agua para el Canal de San José; a nuestra derecha, la Central Hidroeléctrica, con la toma de agua que moverá las turbinas para producir electricidad y después volver al cauce del río.

No es momento de dejar aquí constancia de todas las sensaciones y vivencias que me vienen a la memoria y que forman parte de una de las etapas más felices que puedo contar en este lugar rodeado de tanta belleza natural. Por eso finalicé la etapa anterior: “...con la satisfacción de poner fin a una etapa con flashes de momentos que han sido gratos en el recorrido no de una Senda, que también, sino en el devenir de una vida, se incrementa el deseo de continuarla (la Senda) y revivir el guión ya escrito (de la vida) y guardado en la memoria.” Pues aquí está la continuación de esta Senda y de esta vida.

De esta forma y, después de tanta reflexión, llegamos al cruce con la carretera CL-602, giramos a la izquierda, dirección Castronuño, aún por carretera y antes de dejar la Presa llegamos al hito del km. 30.

Ya por la margen izquierda del Duero, caminamos paralelos a éste y a la carretera. A la altura del puente donde desemboca el arroyo “Mucientes”, una señal nos indica la conexión de este GR-14 “Senda del Duero” con la PRC VA-09 “Senda de los Almendros”. El camino está “alfombrado” por las hojas caídas de los árboles formando una postal otoñal. Llegamos al km. 31 y unos metros más adelante descendemos aún más a las cercanías del río para después iniciar un ascenso hasta alcanzar el Alto de la Muela donde finalizamos la etapa y donde en la siguiente jornada, ya en el mes de diciembre comenzaremos la última etapa a su paso por la provincia de Valladolid, será la 17 de esta “Senda del Duero” y que comparte sus primeros kilómetros con los últimos de la etapa 16.

Mientras, hoy 24 de noviembre de 2012, nos quedamos acomodando la vista a la panorámica que este lugar privilegiado nos brinda de este entorno enmarcado dentro del único Espacio Natural en la provincia de Valladolid “Riberas de Castronuño-Vega del Duero”.

© Mili Álvarez Blanco

Fechas en la realización de la ETAPA 16:
AÑO 2012:
20 de octubre: Tordesillas: km. 0 a 2
21 de octubre: km. 2 a 5 (términos municipales de Tordesillas y Torrecilla de la Abadesa)
27 de octubre: Torrecilla de la Abadesa (término municipal) – Inicio Reserva Natural Riberas de Castronuño-Vega del Duero: km. 5 a 9
2 y 14 de noviembre: Inicio Reserva Natural Riberas de Castronuño-Vega del Duero (términos municipales de Torrecilla de la Abadesa, Tordesillas y nuevamente Torrecilla de la Abadesa) –Torreduero (término municipal de Torrecilla de la Abadesa: km 9 a 15
18 de noviembre: Torreduero (término municipal de Torrecilla de la Abadesa)–Monte de Cubillas (término municipal de Castronuño): km. 15 a 24
24 de noviembre: Monte de Cubillas (término municipal de Castronuño) – Castronuño: km. 24 a 31

Información de la etapa 16:
http://www.magrama.gob.es/es/desarrollo-rural/temas/caminos-naturales/caminos-naturales/sector-noroeste/duero/etapa16/duero_etapa16.aspxEste enlace se abrirá en una ventana nueva


Datos de la ruta

Circular: No

Dificultad: media

Época ideal: todo el año

Longitud: 31 km

Señalizada:

Tipo de ruta: a pie

Listado de municipios de la ruta
Mapa de la ruta

Galería de imágenes

20 de octubre de 2012. Vista de la pesquera desde el punto kilométrico 0 de la etapa 16 con algunos cormoranes posados sobre ella
Señales direccionales de la Senda, próximo al km. 7 de la etapa 16
27 de octubre de 2012. Torrecilla de la Abadesa (construcción de adobe e Iglesia de San Esteban Promártir)
27 de octubre de 2012. Atardecer en la Senda, próximo a Torrecilla de la Abadesa, con la luna a 2 días de su plenilunio
14 de noviembre de 2012. Viñedos de la D.O. Rueda, en la Reserva Natural Riberas de Castronuño-Vega del Duero, en el km. 14 de la etapa

Buscador de rutas

Criterios generales
Datos de la ruta
Longitud ( - )
 - 

Patronato de Turismo de la Diputación Provincial de Valladolid
Palacio de Pimentel C/ Angustias, 44
47003 Valladolid - España
Tel.: +34 983 42 72 59
turismo@dip-valladolid.es

Acceso privado
Tecnología Proxia®
© Patronato de Turismo - Diputación Provincial de Valladolid