Turismo Provincia de Valladolid

Saltar al contenido

Provincia de Valladolid. Mucho que ver contigo

Planifica tu visita

Características de los contenidos a buscar
Fin ( - )
 - 
Inicio ( - )
 - 
Categorización

Real Convento de Santa Clara. TordesillasImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto La ruta del Duero es uno de los ejes culturales más importantes del sur de Europa. Un nervio que parte en dos la Comunidad y que permite disfrutar de una oferta turística de naturaleza, arte y gastronomía.

En Castilla y León, por donde transcurre el 80% de su trazado, recorre 5 provincias: Soria, Burgos, Valladolid, Zamora y Salamanca. Nace en los Picos de Urbión (Soria), y después de 572 kilómetros por territorio regional inicia, desde La Fregeneda (Salamanca), su último tramo hasta la desembocadura en Oporto (Portugal).

Su ubicación geográfica se convierte en un importante nervio cultural que recibe en sus orillas cerca del 35% del Patrimonio Histórico Artístico de la región. Así lo demuestra la concentración de más de un centenar de ermitas, puentes medievales y romanos, palacios, castillos, museos, cuatro catedrales y una veintena de conventos y monasterios que jalonan sus orillas a su paso por cerca de 60 términos municipales.

El río Duero ocupa un lugar destacado en la encrucijada histórica de la Península. Se convirtió en una línea fronteriza en la Reconquista, de ahí que parte de sus conjuntos históricos artísticos, incluida la construcción de un buen número de castillos y grandes monasterios, haya condicionado el devenir de los pueblos que le abrazan.

Su recorrido permite al viajero atravesar espacios naturales creados por la acción natural de su curso y convertidos en reservas medioambientales y faunísticas de gran importancia.

El Duero se encarga de regar los viñedos de las comarcas vitivinícolas más afamadas del sur de Europa y es el marco idóneo para las actividades del turismo acuático con cruceros por el río y práctica de deportes en los numerosos embalses construidos a lo largo de su cauce. El corredor del Duero es, por lo tanto, un itinerario que parte en dos la Comunidad y que permite disfrutar de una oferta turística de naturaleza, arte y gastronomía.


1. LA CUENCA DEL DUERO

Molino harinero en Sardón de DueroImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto El río Duero nace en la provincia de Soria, en Duruelo de la Sierra, dentro del agreste paisaje que configuran los Picos de Urbión. En total, desde su nacimiento hasta la desembocadura en el Atlántico, ya en Oporto, recorre 897 kilómetros.

Castilla y León concentra más del 80% del territorio del Duero en tierras españolas, con un radio de acción de la cuenca que llega a siete comunidades autónomas más. En sus más de 97.000 km2 (unos 79.000 en España) crea paisajes de salvaje vegetación y fauna que varían según el río entra en las distintas provincias por las que atraviesa: Soria, Burgos, Valladolid, Zamora y Salamanca.

Los 897 kilómetros de longitud del Duero se reparten entre los 572 que cruzan España, los 213 que discurren por tierras portuguesas y los 112 del tramo internacional. En este último se produce el mayor aprovechamiento de agua y surge uno de los paisajes más imponentes de la ruta: los impresionantes cañones de los Arribes (Zamora y Salamanca) que, a su vez, trazan la frontera natural entre España y Portugal.

El río Duero abandona las tierras de Castilla y León en la Fregeneda, en el muelle fluvial de Vega de Terrón, bajo el Puente Internacional. Aquí el río se vuelve navegable y el puerto se convierte en la vía de comunicación de la región con el mar.


2. LOS AFLUENTES DEL DUERO

La cuenca del Duero bebe en todo su recorrido, desde su nacimiento en Duruelo hasta su desembocadura en Oporto, de los ríos de la Cordillera Cantábrica y el Sistema Central. En España sus afluentes más importantes, por la cantidad de agua que lleva su caudal, son: el río Tera, el Pisuerga y el Esla, todos en la margen derecha. El Tormes, el Eresma y el Duratón son los más significativos en su lado izquierdo.


3. PUENTES

Puente de piedra de Olivares de DueroImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto Los puentes, como es natural, son una constante a lo largo de todo el recorrido del Duero. Construcciones que se levantaron para salvar las aguas y permitir el paso de una orilla a otra. Desde puentes románicos, hoy inundados por las aguas del río cuando baja con mayor fuerza, pasando por los medievales y las modernas construcciones de hierro, el río Duero ha dejado a lo largo de los siglos una gran colección de estas obras de ingeniería, que hoy se integran como un atractivo turístico más de la ruta. Buena parte del patrimonio histórico se encuentra, precisamente, en estos pasos desde donde las localidades reciben y despiden sus aguas.

Sus afluentes y los pequeños cauces fluviales, que surgen a su paso, originaron estas construcciones, en ocasiones reductos de una arquitectura popular que hoy sorprende en los lugares más inesperados. Es lo que ocurre en muchos puntos de los Arribes del Duero donde puentes de lajas de granito, asentados sobre pilares de piedra, todavía hoy salvan las aguas de los arroyos. Muchos no levantan más de un metro del suelo, pero en su día se convirtieron en la solución para salvar el agua a falta de modernos puentes de cemento.


4. EL DUERO Y LA LITERATURA

El río Duero ha sido uno de los ríos más cantados por escritores y poetas de todas las épocas. Gerardo Diego, enmarcado en la corriente literaria de la Generación del 27, encontró en sus aguas la fuente de inspiración para aquellos versos que han pasado a la historia: Romance del Duero donde decía "Río Duero, río Duero/ nadie a acompañarte baja, nadie se detiene a oír/ tu eterna estrofa de agua. Indiferente o cobarde,/ la ciudad vuelve la espalda./ No quiere ver en tu espejo/ su muralla desdentada".

Juan Antonio Gaya Nuño, en el Santero de San Saturio, narra: "hay un corto trecho del gran río que casi emociona por su majestad y belleza; desde el Perejinal, el Duero tuerce hacia Soria, sin dejar de verse el cerro del Mirón".

Estos dos autores se suman a una larga lista de escritores contemporáneos y a las leyendas populares que, de viva voz, han llegado hasta nuestros días. Pero sin duda, los versos de Antonio Machado, por su vinculación a la ciudad donde nace el río, la que vivió el romance con Leonor y por su proyección en la literatura mundial, son en la actualidad los más conocidos. Valga como ejemplo aquellos que cantaban: "¡Oh Duero!, tu agua corre y correrá mientras las nieves blancas de enero el sol de mayo haga fluir por hoces y barrancas, mientras tengan las sierras su turbante de nieve y tormenta".


5. LAS CULTURAS EN TORNO AL DUERO

El río Duero no es sólo la espina dorsal que vertebra la región de Castilla y León. Sus aguas han sido testigo de la historia desde que el río existe y desde que llegaron los primeros pobladores de la región. Hoy, la huella de estas culturas se observa en los pueblos y ciudades que han nacido a su vera.

Vista general de Villafranca de DueroImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto Los celtíberos, entre ellos los vacceos, lusitanos y el pueblo romano tuvieron que sortear el Duero. Para ello levantaron puentes que aún hoy se conservan. Unas construcciones que permitieron a sus ejércitos adentrarse en la Meseta Castellana.

Más tarde llegaría la Reconquista, donde el río ejerció de frontera para los árabes. Y así, poco a poco, de sus aguas bebieron legiones que conquistaron estas tierras, ejércitos que construyeron todo un mirador de fortalezas y castillos que hoy permanecen en pie. Monasterios, haciendas y ciudades que entre sus murallas levantaron un apretado conjunto de iglesias, palacios, catedrales y arquitectura propia que actualmente podemos contemplar.

El río ha sido, sin lugar a dudas, fuente de vida, de historia y cultura que hoy permite al turista disfrutar y recrearse con un rico patrimonio que sustentan las provincias por las que atraviesa: Soria, Burgos, Valladolid, Zamora y Salamanca.


6. LOS EMBALSES

Embalse de San José en CastronuñoImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto A lo largo de la cuenca del Duero, el turista encontrará una rica oferta de embalses, cuya construcción meramente estratégica, hoy permite disfrutar de apreciados rincones que han provocado una fauna y una flora propia. También algunos posibilitan la práctica de deportes de turismo activo y ofrecen lugares adecuados para el baño.

Uno de los primeros, siguiendo el nacimiento del Duero, es el embalse de la Cuerda del Pozo, donde las aguas se remansan y forman playas aptas para el baño. Se encuentra en uno de los parajes más asombrosos, rodeado de pinares y a los pies del Espacio Natural de los Picos de Urbión.

En Los Rábanos, el Duero entra con fuerza para la producción de energía eléctrica. Más tarde una nueva playa fluvial, en la que poder bañarse y practicar piragüismo en aguas tranquilas.

Siguiendo la ruta, otro embalse es el de San José, dentro de la llanura, en tierras de Valladolid. Está dentro del Espacio Natural de las Riberas de Castronuño, Vega del Duero, por lo que su visita es casi obligada.

Cuando el río Duero entra en las Arribes del Duero, aparecen los embalses de mayor dimensión configurando lugares de gran belleza. El embalse de la Almendra, en el límite del Espacio Natural de las Arribes del Duero, el de Bemposta, en plena frontera con Portugal, dan paso al de Aldeadávila y Saucelle, los mayores productores de energía de todo el recorrido.

Datos de la ruta

Circular: No

Dificultad: baja

Época ideal: todo el año

Longitud: 148 km

Tipo de ruta: en coche

Coordenadas GPS
Mapa de la ruta

Dónde encontrarlo

Buscador de rutas

Criterios generales
Datos de la ruta
Longitud ( - )
 - 

Patronato de Turismo de la Diputación Provincial de Valladolid
Palacio de Pimentel C/ Angustias, 44
47003 Valladolid - España
Tel.: +34 983 42 72 59
turismo@dip-valladolid.es

Acceso privado
Tecnología Proxia®
© Patronato de Turismo - Diputación Provincial de Valladolid