Turismo Provincia de Valladolid

Saltar al contenido

Provincia de Valladolid. Mucho que ver contigo

Planifica tu visita

Características de los contenidos a buscar
Fin ( - )
 - 
Inicio ( - )
 - 
Categorización

Dehesa de Cubillas Esta marcha recorre paisajes distintos a los que habitualmente encontramos en nuestra provincia, pues la dehesa de Cubillas es un monte de encinas milenarias. Nos dejará gratamente sorprendidos, ya que nos introducimos en un bosque en el que se palpa el aislamiento y, a la vez, la cercanía de la naturaleza. Tiene una pega: que es un recorrido excesivamente largo para hacerlo caminando. Con paradas incluidas tardaríamos más de seis horas. Nos alejamos de San Román -en cuya iglesia reposan los restos del rey godo Chindasvinto- por el camino del Humilladero, cuesta arriba. Abundan las vides y también los grandes cantos. A los 4 kilómetros llegamos al monte Cubillas. Recorrido algo menos de un kilómetro tomamos un camino que sale a la derecha y... ya estamos perdidos y alejados del mundanal ruido. Si el día es tranquilo no escucharemos nada, salvo el cantar de algunos pájaros o, tal vez, las esquilas de algún rebaño lejano. Si es ventoso, el aire se deja oír entre las tiesas hojas de las encinas. No dejará de interesarnos ninguna encina. Unas corpulentas y bajas. Otras que extienden sus ramas hasta límites insospechados. Algunas con troncos retorcidos. Otras de abultada corteza. Y la tonalidad de las hojas -y de las flores, si es la estación- se descubre diferente en cada ejemplar. Y si es primavera, multitud de florecillas de todos los colores esmaltan el suelo. En verano el suelo es amarillo y en invierno verde. En la zona alta, arena compactada. En la baja, grandes calvas de arena blanca... Un verdadero paraíso que no dejamos de contemplar mientras andamos. Y aromas, del cantueso sobre todo. Bajo las encinas busca humedad el torvisco. El sendero nos lleva a la casa del guarda, en el Gurugú, que se encuentra arruinada aunque posee en la terraza almenada un vértice geodésico. Y desde aquí se vislumbra algo de la inmensidad del monte, por que otra parte no menos importante la tenemos detrás de nosotros. Y Castronuño, y varios tesos lejanos, en la provincia de Zamora. Hasta aquí son unos 7 kilómetros. Podemos volver a San Román. Si continuamos, seguiremos viendo monte de encinas, que no cansa, antes de llegar al Duero. Al volver -hay que hacer unos 3 Km. por la carretera- abundan más los pinos que las encinas y descubriremos también el prado de la Requejada, donde seguramente pasten vacas o caballos.

Datos de la ruta

Circular:

Desnivel (m): 90

Dificultad: media

Época ideal: otoño, invierno, primavera

Fuente:

Longitud: 25 km

Señalizada: no

Tipo de ruta: a pie

Listado de municipios de la ruta
Coordenadas GPS

Dónde encontrarlo

Buscador de rutas

Criterios generales
Datos de la ruta
Longitud ( - )
 - 

Patronato de Turismo de la Diputación Provincial de Valladolid
Palacio de Pimentel C/ Angustias, 44
47003 Valladolid - España
Tel.: +34 983 42 72 59
turismo@dip-valladolid.es

Acceso privado
Tecnología Proxia®
© Patronato de Turismo - Diputación Provincial de Valladolid