Turismo Provincia de Valladolid

Saltar al contenido

Provincia de Valladolid. Mucho que ver contigo

Planifica tu visita

Características de los contenidos a buscar
Fin ( - )
 - 
Inicio ( - )
 - 
Categorización

Saborea la gastronomía de la provincia de Valladolid, donde la calidad y la variedad van de la mano. En nuestra cocina conviven recetas tradicionales y elaboraciones artesanas con los nuevos gustos por la innovación y siempre partiendo de una materia prima excepcional: lechazo, pan, piñones, espárragos, ajos, la lenteja pardina o el garbanzo castellano; quesos y lácteos, pichones, setas, los dulces, etc.

LechazoImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto Exquisito manjar y protagonista indiscutible de la gastronomía vallisoletana es el lechazo, alimentado exclusivamente con leche materna de la oveja churra (raza ovina originaria de Castilla y León), que se prepara asado en horno de leña, a la parrilla en pinchos o frito.

De renombre internacional y conocido en toda España: el pan de Valladolid, con una seña de identidad única por su sabor y blancura, ha conseguido el distintivo "Pan de Valladolid, Marca de garantía".

También hay que destacar el queso de oveja, que se elabora de manera artesanal: fresco, seco, curado o semicurado, en todos los rincones de la provincia así como otros derivados lácteos.

En cuanto a los guisos, es muy apreciada la lenteja pardina (avalada por el sello de Indicación Geográfica Protegida), de sabor suave, digestiva y de gran aporte energético; y el garbanzo castellano, imprescindible para preparar un buen "cocido".

Pan de ValladolidImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto Los productos artesanales derivados del cerdo, embutidos y chacinería en general son dignos de saborear, siendo su gran estrella el cochinillo asado.

La provincia también nos ofrece carnes como el conejo, las perdices y la liebre, además de extraordinarios guisos de pollo de corral, gallo o gallina en pepitoria, y del pichón de Tierra de Campos, de carne tierna y sabrosa, que se acostumbra a guisar estofado.

Al amparo de los bosques de pinos crecen todo tipo de hongos, setas y níscalos y la Tierra de Pinares nos regala principalmente un manjar: el piñón, utilizado para enriquecer platos, dulces y repostería, alcanzando un lugar privilegiado en nuestra cocina.

Rica y variada la repostería vallisoletana nos deleita con rosquillas, mantecados y un sinfín de productos artesanales, como hojaldres, amarguillos y dulces de Navidad, subrayando los elaborados en conventos y monasterios.

Entre los productos frescos de nuestra huerta destacan lechugas y endibias para en ensaladas, así como el sabroso espárrago de Tudela, el puerro y el ajo castellano, blanco y carnoso, con el que se preparan deliciosas sopas.

Los numerosos eventos gastronómicos que se suceden durante el año como ferias, jornadas gastronómicas o mercados artesanales dan buena cuenta del amplio recetario vallisoletano, permitiendo degustar las recetas más típicas y adquirir la diversidad de productos elaborados por los propios artesanos.


ENOTURISMO. ¡Descubre las sensaciones de nuestras 8 Denominaciones de Origen!</